Cuidado de la lana de alpaca

La lana de alpaca es una lana sedosa, ligera y sólida. Es mucho más cara para comprar que una lana clásica de oveja, y se distingue por su suavidad, su finura, y la virtud de ser hipoalergénica. La gama de sus tintes naturales es enorme porque en función del pelo del animal, se encuentran tonos que van del blanco al negro pasando por una gran variedad de marrones y chocolates. Para darle mayor volumen al tejerla le aconsejamos poner doble el hilo de la lana e incluso, porqué no, mezclar colores para crear nuevos tonos, atenuar o reforzar los iniciales, añadir reflejos sutiles, …
Consejos de cuidado de la lana de alpaca
La lana de alpaca es pelo, aunque de animal, por esta razón le aconsejamos usar un champú o una crema para después del champú para que sus artículos conserven la suavidad.

El lavado debe ser a mano, a una temperatura máxima de 30 grados centígrados, y no se deben retorcer las prendas. La lejía está muy desaconsejada pues estropearía la fibra. El secado debe ser en plano, evitando la exposición al sol. El lavado a máquina está desaconsejado, sí sin embargo desea lavar sus artículos en una lavadora, opte por agua fría y un ciclo muy delicado apropiado a la lana. Se debe planchar a máximo 150 grados centígrados y con una toalla húmeda por encima del artículo para evitar que salgan brillos.

cuidado-lana-alpaca

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *